El poder de la madera

Desde tiempos inmemoriales, el hombre ha atribuido poderes mágicos o divinos a los árboles. Así, por ejemplo, el roble, árbol sagrado de los druidas y del dios Thor, es considerado símbolo de la fortaleza y protector de aquellos que buscan refugio bajo sus ramas. El cedro, por su parte, era venerado por los antiguos cristianos del Líbano, pero también por los hebreos y musulmanes. Al fresno se le atribuyen propiedades curativas y protectoras, capaz de curar las verrugas y la hernia.
El saúco, a pesar de sus propiedades medicinales, está considerado un árbol maldito porque Judas se ahorcó en él. El sauce, junto con el abedul y el avellano, es un árbol sagrado, símbolo del amor no correspondido. Sus propiedades mágicas y medicinales le convierten en un símbolo de suerte en el parto. El tejo fue consagrado a la diosa Hécate, reina de los Infiernos. El tejo es un árbol que se encuentra en todos los cementerios ingleses, representando el triunfo de la vida eterna.

No se admiten más comentarios